En esta página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra política de cookies.OK | Más información
cat | cas
Síguenos
Casal Cultural de Mollet del Vallès

Programación Otros


EDITORIAL: Qué significa ser socio del Casal
De vez en cuando me encuentro con conocidos que me comentan que ya tienen la jubilación y que próximamente pasarán por el Casal para hacerse socios.
Me lo dicen con aquella cara de satisfacción, como si se tratara de un puro trámite obligado tras una larga vida laboral, poniendo de manifiesto que "en el Casal haga muchas cosas y mucha actividad". Y yo siempre les comento lo mismo, interrogante de que, como es posible que aún no sean socios del Casal, con todo lo que esto significa. Porque mira que lo hemos dicho a veces: el Casal Cultural no es un Casal de Abuelos, - que también-, sino un Casal ateneo promotor de la cultura catalana en todas sus manifestaciones y entendida en su sentido más amplio, resistiendo en una ciudad donde la cultura nacional propia del País está a menudo ahogada, donde prácticas culturales importadas se quieren hacer pasar como propias y donde todo lo que huye de la "cultura oficial" ignora.
Es cierto que ofrecemos un abanico bastante amplio de servicios a los socios, que van desde la toma de tensión arterial a los servicios de prensa diaria, juegos de mesa, barbería y peluquería, podología, servicio de comedor, datos meteorológicos, cine-club, etc . pero el Casal no debe ser nunca un centro de servicios. Ser socio del Casal sólo por los servicios que ofrecemos sería un error. Es verdad que hacemos viajes y salidas para conocer nuestro país y el mundo, bastante interesantes y golosos, a precios muy competitivos, con grupos de amigos socios que ya quedan de un viaje por el otro y donde el destino quizás es el menos importante para ellos. Pero el Casal nunca será una agencia de viajes. Ser socio del Casal sólo por los viajes sería otro error. Es cierto que hacemos Talleres y clases de las disciplinas más diversas suficientemente estimulantes, desde sardanas en bailes en línea, bailes de salón, country o swing. Pero el Casal no será nunca un gimnasio, una escuela de danza o de artes y oficios.Ser socio del Casal sólo para poder hacer clases de hipopresivos o de informática también sería otra error. Lógicamente ofrecemos a la ciudadanía de Mollet la celebración de las fiestas populares y tradicionales catalanas de nuestro calendario pero incorporamos nuevas iniciativas que con el tiempo se convertirán en una manifestación más de nuestra cultura para que el Casal nunca estará cerrado a la modernidad.
Contribuimos a crear criterio haciendo conferencias y charlas de todos los colores y de todas las temáticas, ofrecemos cobijo a entidades y espacio de reunión a grupos y colectivos alternativos con la "cultura oficial", ... Pero el Casal no tiene vocación de convertirse en un espacio alternativo marginal. Ampliamos la mirada haciendo escapadas al teatro, salidas gastronómicas, alfombras de flores, concursos de paellas, clases de ajedrez, talleres y bailes, canto coral y un montón de actividades para pequeños y grandes, para que el Casal es intergeneracional: los jóvenes también tienen su espacio autogestionado, a través de conciertos y actividades "zorras" y los más pequeños se organizan actividades específicas (como el ciclo PetitCasal), dirigidas específicamente a esta franja de edad.
Venimos de lejos (desde el año 1.964) y tenemos socios que van desde la edad de los 15 días (el más pequeño) hasta 102 años (el más grande), nos movemos en una horquilla de unos 1.300 socios, con voluntad de convertirse en el eje de la cultura molletana, y nos queremos considerar como una gran familia, con Meriendas de Hermandad y Días del Socio, donde nos reencontramos y reafirmamos nuestro compromiso con la entidad. Porque ser socio del Casal es precisamente eso: tener la voluntad de ser miembro de esta Gran Familia que queremos conservar la cultura del País, que la practicamos, que la abrimos para incorporar a los recién llegados, que la potenciamos desde el voluntariado de una Junta que lo coordina, y que nos hace sentir orgullosos cuando podemos decir que "yo también soy socio del Casal" y hago posible que este proyecto cultural pueda existir en la ciudad de Mollet!Dicen que nadie es imprescindible y todo el mundo es necesario. Pero se imaginan por un momento el vacío cultural que dejaría en nuestra ciudad la desaparición de la actividad del Casal? En el Jardín del Casal, junto al olivo, tenemos un Monumento al político, poeta, escritor y fundador del Movimiento Coral Josep Anselm Clavé, que siempre decía: "enseñaos seréis libres, asociar sesión y seréis fuertes, amad -Vos y seréis felices! "

Compartir
© 2011 - El Casal, Rambla Balmes 2 08100 Mollet del Vallès | Telèfon i Fax secretaria: 93 593 11 74 | email: elcasal@elcasal.cat